PELICULEROS

miércoles, 26 de diciembre de 2007

355 días de cine



355 días (recordad que esa es la duración del año bohemio y revolucionario) dan para ver mucho cine, algunas obras maestras, muchos bodrios y alguna que otra película que pasa a formar parte de ti y de tu peculiar manera de ver el mundo. Estas son las 10 mejores películas que he podido ver en una sala de cine en estos 355 días...algunas indiscutibles genialidades y otras más que discutibles pero así soy yo, todo cabe dentro de mi peculiar gusto. Así que llévense las manos a la cabeza aquellos que no saben ver más allá de sus narices porque algunas de las películas incluidas en esta lista les dolerán mucho...pero este es mi top ten de 2007 en orden de preferencias:


1. Deseo, peligro de Ang Lee. Una historia de amor dolorosa, contenida y pausada que explota en las escenas de cama filmadas con un sentido del sexo explícito que quita el aliento, rozando por momentos el porno pero manteniendo una historia apasionante que justifica tanto realismo. Genial el tratamiento de una historia de amor imposible condenada a la tragedia pero perfectamente comprensible...Puro arte.


2. El Orfanato de J.A.Bayona. Hay que ver cómo somos los españoles. Después de que esta película haya arrasado en taquilla, haya salvado un año catastrófico para nuestro cine, haya conseguido convertir una cinta española en la película que todo el mundo quiere ver....pues ahora lo que se lleva es decir que la película no es para tanto y que Belén Rueda es muy floja como actriz. Pues no, para mí ha sido una de las experiencias más aterradoras de mi vida aparte de ser la segunda película de terror (junto con El sexto sentido) que me ha hecho llorar. Bayona consigue un cuento cruel sobre hacerse mayor, sobre los miedos infantiles y a la vez es capaz de crear un poderoso drama sobre la pérdida. Belén Rueda se deja el alma y las tripas en su interpretación y eso es indiscutible...el momentazo del grito final te deja los nervios echos polvo y los ojos lagrimeantes porque eres capaz de entender el infierno al que ha bajado esa pobre mujer.


3. Bajo las estrellas de Félix Viscarret. Rodada cámara en mano y con una estética de cine independiente, esta película acaba siendo una historia triste y divertida sobre lo mierda que es la vida. Alberto San Juan lo borda en su papel de perdedor encantador (aparte de lo asquerosamente guapo que sale en su dejadez) y la relación con Violeta Rodríguez desprende verdad y ternura...a partir de ahora te voy a llamar puerquita. Una tragicomedia tierna, triste, divertida pero optimista. Una obra maestra con las mejores interpretaciones del año...Eso sí, la película pertenece a Alberto San Juan que la hace suya de una manera brutal...y no me cansaré de decirlo: que bien le sienta un buen guión a este hombre (y que buenísimo que está con esas barbas y ese aspecto de dejado de la vida)
4.Rec de Jaume Balagueró y Paco Plaza. Simplemente se merece estar aquí por algo muy simple: nunca jamás había pasado tanto miedo en mi vida...tuve que dormir con la luz encendida dos o tres noches y aún no sé si podré volver a verla. Acojonado es poco, salí del cine con taquicardia....
5. Ratatouille de Brad Bird. Pixar sigue siendo el Dios de la animación. Después de la insoportable Cars (la única película, junto con Independence Day, que consiguió que me durmiera en un cine) nos devuelven un peliculón con un guión que ya quisieran muchas películas de imagen real. Entrañable, ácida, divertida, con ritmo...pocas pegas a un pedazo de joya del cine en general, no sólo del de animación.
6. DreamGirls de Bill Condon. Un poco simplona en su planteamiento (típica peli bigger than life sobre cómo un trío de cantantes descubre que la fama no es tan bonita como la pintan) pero brutal, espectacular y genial en el resultado final. Un musical como Dios manda, con todo orquestado alrededor de un reparto de lujo (hasta Beyoncé esta bien) que se deja la piel en esta historia de superación personal que tanto me gusta. Impresionante la música negra de los números musicales, sobretodo en el espectacular principio. Lo mejor, desde luego, esa Jennifer Hudson (una de las concursantes de American Idol, el OT americano) que se come la película, la pantalla y al Oscar, que bien merecido que se lo ganó. Para muestra este numerazo con el que me tuve que contener para no levantarme y aplaudir en mitad de la sesión:

7. 28 semanas después de Juan Carlos Fresnadillo. La demostración de que el cine de terror puede ser la mejor manera de abordar un tema político. Porque esta película no deja de ser una escalofriante metáfora de los genocidios que se cometen en los conflictos bélicos. Impactante, aterradora, brutal, escalofriante, inteligentísima...se me acaban los elogios para este pedazo de obra maestra. La viví en el cine como pocas, sobretodo porque fuí víctima de una gripe repentina que me hizo verla con 40 de fiebre...es difícil quedarse con sólo una cosa pero todavía se me pone la piel de gallina si recuerdo el clímax final en el metro de Londres, la peor pesadilla para todos los que tenemos miedo a la oscuridad.
8. ¿Por qué se frotan las patitas? de Álvaro Begines. Descubrimiento tardío pero agradable, de esas películas que las ves y es como si tuvieras un flechazo instantáneo. Delirante musical a ritmo de flamenco sobre tres generaciones de mujeres (abuela, madre e hija) que emprenden un viaje hacia ninguna parte que no es sino un trayecto hacia ellas mismas y lo que eran. Divertidísima y surrealista, lo mejor un Raúl Arévalo arrebatador en su papel de hippie pasado de vueltas y siempre acompañada de una perra esquelética...se llama Ano, pero no por el culo sino porque está igual de flaca que una anoréxica.
9. En busca de la felicidad de Gabrielle Muccino. Porque sí, que vale, que es ñoña y blandengue y juega con los sentimientos del espectador. Pero ¿y qué cojones tiene eso de malo? Yo disfruté como un enano agarrado a mi klenex arrugado y deshecho en mocos por la historia de Chris (un enorme e impresionantemente buen actor Will Smith) y su hijo pequeño. Y sí, al final la superación personal se produce y consiguen su sueño...y sí, eso es ñoño...y sí, me lo pasé bomba en el cine. Para mí es, sin duda, la nueva La fuerza del cariño.
10. Hairspray de Adam Shanckman. Porque es impagable ver a JOhn Travolta convertido en una mujer obesa y cantarina; por lo encantadora que es la protagonista Nikky Blomsky (una especie de croqueta humana para abrazar); porque te ríes y te da un chute brutal de buen rollo y optimismo; porque sales del cine cantando y bailando....y porque tiene el momentazo del año, ese que te tienes que poner cuando estás triste y gris. Simplemente escucha esto, ponte los zapatos de bailar, coge el bote de laca y príngate...y recuerda: You can´t stop the beat!!

1 comentario:

Jon Rivero dijo...

No me cansare de repetirlo
Bajo las estrellas es de lo mas grande que se ha hecho en españa en mucho tiempo
Malas temporadas, Azuloscurocasinegro son las unicas que para mi le pueden hacer frente

Lo de alberto san juan es tremendo, parece de otro planeta
es el actor perfecto, em lo creo siempre y es intenso como pocos